Tipos de abogados a los que podemos recurrir

Aunque todo el mundo utiliza la denominación genérica de abogado para referirse a cualquier profesional dedicado al ejercicio del derecho, lo cierto es que existe una enorme cantidad de ramas diferentes de esta disciplina. Es por eso que antes de lanzarse a la aventura poner en las manos de cualquier abogado la causa que deseamos defender ante un tribunal, es necesario informarse bien sobre sobre qué tipo de letrado necesitamos.

Justicia

Tipos de abogados a los que podemos recurrir

Podríamos realizar una extensa con todos y cada uno de los tipos diferentes o especialidades que existen, pero en esta ocasión nos vamos a decantar por realizar una pequeña lista de las más comunes, así como de sus principales competencias, ya que consideramos que son aquellas a las que las cualquier tipo de persona es probable que tenga que acudir en un momento dado de su vida.

Las especialidades o ramas más comunes del derecho son las siguientes:

  • Derecho empresarial y litigios de tipo comercial. Concentrado en ayudar a todos aquellos que deseen iniciar con buen pie su andadura por el duro mundo de la empresa privada, descubrir como tributar adecuadamente sus impuestos travestis para no tener ningún tipo de problema fiscal, afrontar demandas y todo aquello que se encuentre dentro del ámbito empresarial.
  • Derecho penal. El cual se encarga de todas aquellas causas que se encuentren tipificadas en el código penal como delitos (robos de gran cuantía, secuestros, homicidios…etc.)
  • Relaciones domésticas. Especializados en todos aquellos asuntos que tengan que ver con las relaciones familiares. En su interior se engloban a profesionales tan dispares como los abogados matrimonialistas (los encargados de llevar las separaciones matrimoniales) los que velan por los derechos de los menores y el bienestar de la familia.
  • Planificación del порно patrimonio. Una rama a la que necesitaremos acudir si necesitamos redactar nuestro testamento para dejar todos nuestros bienes en las manos que creamos que son las más adecuadas, administrar todo tipo de propiedades, establecer fidecomisos…etc.
  • Propiedad intelectual. Aunque el auge de las nuevas tecnologías, ha hecho que esta especialidad se conozca mucho más, dada la gran cantidad de vulneración de derechos de este tipo que se da en la red de redes y la mayor visualización que tienen este tipo de casos, también podemos acudir a los profesionales que la ejercen para consultar temas relacionados con patentes y creación de marcas comerciales.
  • Lesiones personales. Se dedican a representar a todos aquellos que se ven obligados a reclamarles a su empresa los daños físicos que les han provocado unas condiciones de trabajo que no se ajustaban las normas básicas de seguridad o los que han sufrido algún tipo de agresión por parte de otra persona.
  • Bienes raíces. Centrada en problemas tan comunes como alquileres, defender los derechos de los inquilinos, así como de los alquiladores, compras y ventas de todo tipo de bienes, recalificaciones de terrenos y procesos de incremento o desarrollo de propiedades.
  • Derecho Laboral. Una especialidad, que desgraciadamente ha visto como su demanda ha aumentado por culpa de la crisis, la cual nos puede solucionar temas tan controvertidos como dirimir si el despido de un trabajador ha sido provocado por las causas que esgrime la empresa, conseguir hacer que se respete aquello que se encuentre estipulado en las cláusulas contractuales o lograr que la indemnización ofrecida al trabajo respete lo marcado por la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *